“Mi hijo era un excelente pibe”, dijo el padre del ladrón atropellado por el carnicero

Brian González murió luego de ser embestido por Daniel Oyarzún, después ir a robar a su carnicería de Zárate.

Daniel “Billy” Oyarzún tenía una carnicería que en 2016 fue asaltada por Brian González (24) junto a un cómplice. El carnicero, tras el robo, atropelló y mató con su auto a González. El lunes comenzó el juicio en su contra, por el asesinato al ladrón.

Horacio González, papá del joven muerto, dijo en una entrevista a Clarín: "Tengo confianza en la Justicia. Ahora todo depende del jurado, de lo que decidan ellos. Brian era un excelente pibe".

El joven, al momento de su muerte, tenía 24 años y un hijo de tres. El día del robo, ocurrido el 13 de septiembre de 2016, fue a trabajar al taller de motores de lanchas que tiene Horacio. "El se había casado, tenía su familia, se estaba haciendo su casa. Como se había quedado sin trabajo me lo traje conmigo. Ese día lo reté porque llegó 9.30 y yo abro a las 8", comentó.

“Después de eso, Brian volvió a salir, cerca de las 11”, recordó. Los investigadores reconstruyeron que el joven llevó a su pareja, Daiana, al Banco Nación, en el centro de Zárate. "Tenemos conocimiento de que levantó a Elías, un amigo, en el centro y lo llevó a la casa. Elías sí conocía a Marcos Alteño, nosotros no. Nunca supimos de eso", se excusó Horacio González. 

La moto usada para ir a robar y escapar de la carnicería de "Billy" Oyarzún era de Brian. "¿Quién va a robar con su moto, con los documentos, con la cara descubierta?. Yo desconozco todo esto, no entiendo qué hacía mi hijo ahí. Hacía una hora que había estado conmigo", dijo el padre, y agregó: "Yo te digo que Brian era muy dócil, no puedo entender qué estaba haciendo ahí. Era muy miedoso. Un pibe muy bueno".

El hombre reconoció que "el mundo se vino abajo" cuando supo que su hijo había tenido un accidente. "Fuimos directamente al hospital, con toda la angustia por situación que estaba pasando. Al final terminó de la peor manera. Recién nos enteramos de todo esto después. Cerramos el Facebook, no quisimos salir a hablar, no dimos notas ni nada. Porque la gente insultaba, decía barbaridades sin conocer nada de mi hijo. Somos gente que toda la vida hemos trabajado, nos tratamos de mantener unidos", contó.

“Hay un dicho en la biblia que dice, 'dime con quién andas y te diré quién eres'. Yo creo que eso es lo que pasó acá. Ahora está todo en manos de la Justicia. Yo confío en ellos", reiteró sobre su expectativa respecto de la decisión del jurado.

Comentá esta nota