La ONU advierte que hay una “seria inseguridad alimentaria” en Argentina

(Archivo/LaVoz).
Lo más importante
  • Así lo sostuvo la relatora especial sobre el derecho a la alimentación del organismo.
  • Cuestionó al Gobierno por “desmantelar el apoyo al sector de la agricultura familiar" para favorecer el modelo exportador.

El Gobierno argentino debería fomentar la agricultura familiar y no tanto la producción industrial por la crisis económica que enfrenta el país para evitar una mayor pobreza, afirmó hoy en Buenos Aires la relatora especial sobre el derecho a la alimentación de las Naciones Unidas (ONU), Hilal Elver. 

"Entiendo los desafíos que enfrenta la Argentina pero soy crítica respecto a la decisión del gobierno de aprovechar la crisis económica actual para desmantelar el apoyo al sector de la agricultura familiar" y promover "aún más la agricultura industrial orientada a la exportación", valoró la investigadora. 

Asimismo, denunció que "la adopción de estas políticas en medio de una severa crisis económica, que ya aumentó significativamente la pobreza y redujo la capacidad de compra de los pobres, intensificará el impacto sobre la realización del derecho a la alimentación en la Argentina". 

Explicó también que aunque los gobernantes de Argentina (país con unos 44 millones de habitantes) presumen de producir alimentos suficientes para 450 millones de personas, casi 4 millones de sus ciudadanos enfrentan "una seria inseguridad alimentaria". 

Hilal Elver expuso este documento con sus primeras impresiones tras una visita oficial de investigación de 10 días a Argentina en la que se reunió con autoridades, organizaciones y referentes de la sociedad civil y comunidades de Buenos Aires y la provincia del Chaco, una de las más pobres de Argentina. 

Durante una rueda de prensa en un hotel de la capital, la investigadora turca recordó que la agricultura familiar representa casi el 80 % de los agricultores y produce cerca de la mitad de la fruta y verdura que se consume en el país austral. 

También hizo hincapié en que, en caso de crisis, los vulnerables como "los campesinos que no poseen tierras, los trabajadores agrícolas, los migrantes y los pueblos originarios" son los que más sufren. 

"Observo un creciente número de personas que va a comedores o se salta una comida y que los niños se ven forzados a depender de los comedores escolares para su comida diaria", continuó, e insistió en que el Gobierno debería tener más en cuenta "el impacto directo e indirecto de sus medidas de austeridad sobre la accesibilidad a los alimentos". 

Por otra parte, denunció que el fomento de la producción agraria intensiva está causando "tasas de deforestación peligrosamente altas", con cerca de 27 millones de hectáreas por año, y recalcó que en la última década hubo un "fuerte aumento en el uso de agroquímicos". 

"El fuerte aumento en el uso de agroquímicos, incluido el glisofato, contamina el agua y el suelo. Más importante aún, se ha demostrado científicamente que estos productos químicos tienen un impacto serio, hasta letal, en la salud humana", criticó, por lo que abogó por el uso de productos biológicos. 

En paralelo, observó que en Argentina es el país de la región en el que más se consumen productos "ultraprocesados", situación que genera que casi el 60 % de la población tenga sobrepeso, incluido un 40 % de niños, y eso los vuelve más propensos a desarrollar enfermedades como la diabetes. 

A modo de conclusión recalcó el papel de la agricultura familiar "para lograr el objetivo de una alimentación adecuada y saludable para todos los argentinos", ya que, insistió, "es la única manera de lograr un equilibrio entre la actual agricultura industrial y el desarrollo de sistemas de producción agroecológicos". 

Una vez finalizado el informe, este estudio lo presentará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo de 2019. 

Comentá esta nota